Reserva en línea, contacta con nosotros o llámanos al
911 23 33 51
opening hours
Lunes a Viernes
8:30 a 18:00
Sábado
9:30 a 12:30 - 14:00 a 18:00
Domingo
Cerrado

Bretaña

Noroeste de Francia

Descubre una región llena de historia y sabores haciendo turismo fluvial en Bretaña

Una experiencia de turismo fluvial en Bretaña es siempre cargada de historia y misterio. Al alquilar un barco para navegar por la región, te sentirás inmerso en una tierra celta llena de ríos canalizados y castillos imponentes. Tu viaje a Bretaña será marcado por descubrimientos culinarios a base de pescado y marisco debido a la proximidad con la costa del Atlántico Norte y por visitas culturales. Durante tu itinerario, amarra el barco en una de nuestras bases para hacer una excursión a las ciudades de Nantes y Rennes. Con su infinidad de museos, monumentos históricos, buenos restaurantes y animados locales de ocio nocturno son etapas imprescindibles del crucero.
Fabuloso por… 
  • Castillos y palacios
  • Tradiciones y costumbres celtas
  • Preciosos canales y calles empedradas
  • Parques y bosques para pasear en familia y comer al aire libre
  • Las crepes y la sidra más conocidas

Comentarios para el destino Bretaña

4
 
El pueblo de La Gacilly donde había una exposición fotografica y mucha artesanía, las tirolinas, los caballos y todos los pajaros que vimos tan cerca como para poderlos tocar.
Hemos visto en el rio un montón de animales, pájaros de muchas especies y nutrias sin embargo no hay mucha vida en estos pueblos, muchas tiendas están cerradas cerradas en julio, hay pueblos donde no pudimos comprar croissants porque no había una boulangerie que no fuese cerrada por vacaciones! Se recomienda alquilar las bicicletas ya que hay recorridos buenos que se pueden hacer. Es muy recomendable para perros pero algo aburrido para niños ya que hay pocas actividades para ellos; nosotros viajábamos con un buen grupo de adolescentes casi adultos que se entretuvieron entre ellos. Una pega es que había una base de Nicole donde se podía pararse pero no coger agua ni siquiera pagando ya que su muelle estaba cerrado y no había nadie de ellos a quien preguntar.