Descubre las ciudades del Friuli-Venecia Julia | Laguna de Grado-Marano

Italia es mucho más que Venecia, pizzas o helados italianos... Te darás cuenta de todo esto al descubrir este hermoso país a través de sus vías fluviales... A bordo de tu barco sin necesidad de licencia podrás descubrir típicos puertos pesqueros, playas de arena a kilómetros a la redonda, pueblos acogedores, una gastronomía excepcional en las tradicionales osterías, el delicioso prosecco, temperaturas agradables casi todo el año... ¡En Italia encontrarás todos los elementos esenciales para pasar unas vacaciones inolvidables y entenderás por fin el significado de la expresión "la dolce vita"!

Ciudades del Friuli-Venecia Julia, Laguna Grado

Al norte del mar Adriático, la laguna de Grado-Marano, mucho menos conocida que la de Venecia, es igual de increíble, ¡sobre todo cuando la descubres en barco!

Compuesto por tres cuencas principales, se extiende desde Lignano hasta Grado. Lejos del bullicio de Venecia, esta laguna permite acceder fácilmente a las más bellas playas del Adriático y descubrir toda la riqueza gastronómica y cultural de Italia.

Alquilar un barco fluvial te permitirá descubrir la belleza de esta zona desde otro punto de vista.

Lignano

Lignano

Después de una hora y media de navegación desde la base Le Boat de Precenicco, en el río Stella, Lignano, situado entre Venecia y Trieste, es una de las mayores estaciones balnearias de la laguna de Grado-Marano.

Entre lujosos yates y barcos de motor, podrás amarrar tu barco en uno de los muchos puertos deportivos a lo largo de la costa. En unos quince minutos en bicicleta llegarás al centro histórico de la ciudad, llamado Lignano Sabbiadoro. Por la noche, la ciudad de Lignano muestra una cara diferente con bares hasta donde alcanza la vista, tiendas que venden productos típicos y muchos restaurantes para poder probar todos los platos locales. Las playas están supervisadas y totalmente equipadas (se pueden alquilar tumbonas y sombrillas por el día por unos 15€) por lo que son ideales para familias con niños.

Alquileia

Alquileia

Alquileia, una antigua ciudad romana clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se encuentra a sólo 6 kilómetros de la costa adriática. También accesible por barco, es el lugar que no hay que perderse en la laguna de Marano. En la antigüedad, la ciudad tenía más de 10.000 habitantes. Hoy en día es un pequeño y tranquilo pueblo en el que te encontrarás inmerso en un ambiente histórico y místico a la vez.

En el corazón de la ciudad, encontrarás una magnífica basílica (entrada libre) con su imponente campanario, que suena cada hora. Nunca olvidarás el encantador sonido de sus campanas. En el corazón de la basílica, las criptas son también accesibles (8€ la entrada). Varios sitios arqueológicos siguen abiertos en el corazón de la ciudad y algunos de ellos están abiertos al público de forma gratuita. ¡Una parada cultural que no debes perderte durante tu estancia!

Restaurante Fiuri de Tapo

Ciudades del Friuli-Venecia Julia, Laguna Grado

Poco conocido por los turistas, ya que sólo se puede acceder con un barco, este tesoro de gastronomía está situado en una pequeña isla de la laguna.

El restaurante está abierto para el almuerzo y la cena, o, mejor dicho, se puede comer a cualquier hora del día, incluso temprano en la mañana para el desayuno. No tendrás tiempo de amarrar el barco. Andrea ya estará allí para ayudarte con las cuerdas y guiarte hacia el perfume de su cocina.

Es casi imposible hacer una lista de las especialidades de la granja, porque en este restaurante encontrarás una carta muy rica y variada, donde cada uno podrá encontrar su plato preferido. Empieza con ese delicioso sabor de aperitivo, un auténtico festival de aromas y colores con sabor al mar, cocinados, salteados y gratinados según las recetas típicas de la cocina de Gradese y nada mejor que una copa de Friulano DOC para sublimar los platos con su sabor afrutado y seco.

Marano

Marano

Marano Lagunare sigue siendo el hogar de una pequeña comunidad de pescadores con tradiciones locales vinculadas a la cultura marítima de Venecia. La antigua pesquería porticada se ha convertido en un centro de exposiciones. Las callejuelas de la ciudad están marcadas por el estilo veneciano y la población es reacia a sentirse friulana o veneciana. 

Un paseo en bicicleta de 15 minutos desde el puerto de Marano te llevará al pequeño pero muy bonito centro de la ciudad. ¿Qué tal tomar una copa de prosecco en la Piazza Vittorio Emanuele a los pies de la Torre Millenaria? Algunos restaurantes típicos alrededor de la plaza ofrecen las mejores especialidades locales, en su mayoría a base de pescado.

 

Grado

Grado

Grado se construyó en una isla conectada a tierra firme. Es uno de los pocos balnearios de la costa norte del Adriático que tiene un centro histórico. Su centro medieval convive con zonas más recientes, marcadas por el estilo fascista y construcciones monumentales. Grado está asociada con la isla artificial “Isola della Schiusa”. La laguna que se encuentra detrás del pueblo alberga más de 500 islas, que aparecen y desaparecen con el ritmo de las mareas. En muchas de estas islas se descubren las típicas casas de pescadores, los “casonis”. 

Grado es un puerto pesquero típico, el pueblo de Grado es una visita obligada en la laguna. Apodada la Venecia de Oriente, esta ciudad restaurada fue construida en una isla en medio de la laguna. En Grado los sitios que no hay que perderse son: la Basílica de Santa Eufemia y la Basílica de Santa Maria delle Grazie. El puerto deportivo de Grado está situado en el centro de la ciudad, así que sólo tendrás que saltar de tu barco para descubrir esta hermosa ciudad llena de sorpresas.

Caorle

Caorle

Apodada la "Perla del Adriático" o "Pequeña Venecia", esta colorida ciudad con sus casas típicas de la costa adriática. Este antiguo pueblo de pescadores esconde también muchos "casoni", hoy en día constituyen el patrimonio de la ciudad. 

El centro histórico con su campanario cilíndrico, la catedral de San Stefano y sus numerosos restaurantes y tiendas han convertido la ciudad en un centro muy animado en julio y agosto. De hecho, durante el verano, la ciudad multiplica por diez su población y se convierte en uno de los balnearios más animados de la costa. Otra parada esencial durante tu crucero.

Bibione

Bibione

Si buscas largas playas de arena, ambiente familiar y diversión, Bibione es para ti. Cerca de Venecia, Bibione es uno de los destinos costeros más populares de Italia. ¡Date el gusto de relajarte y divertirte durante tus vacaciones fluviales!

A tan sólo una hora de Venecia, Bibione ofrece todo lo que tu familia puede esperar de unas vacaciones: un ambiente relajado, largas playas de arena y numerosas tiendas, restaurantes y bares. Todo esto ha convertido a la ciudad en un destino de verano ideal para los viajeros de todas las edades que quieran tomar el sol y disfrutar del mar Adriático y divertirse.

Ferrare

Ferrare

Ferrare se encuentra en un territorio que se extiende hasta el Delta del Pô, una zona donde la naturaleza ofrece panoramas muy bellos. Es una zona donde las colinas y las montañas han dado paso a inmensas y hermosas llanuras ricas en canales que invitan a descubrirlos, en esta simbiosis entre la tierra y el agua. La riqueza de sus ríos y canales, así como su posición geográfica, la han convertido en una importante zona de comercio entre el Adriático, el norte de Italia y Europa.

La historia, fuertemente ligada a la dinastía de la gran familia Este, permitió a Ferrare en su apogeo tener una fuerte cohesión política y administrativa. Hoy en día, el patrimonio ambiental del Delta del Po y las "Delizie", las antiguas residencias de la familia d'Este, junto con el centro histórico de Ferrare, es un ejemplo increíble de la urbanización medieval y renacentista y constituyen un complejo que está inscrito en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Foci dello Stella

Foci dello Stella

La reserva natural del Foci dello Stella es una de las áreas más bellas de esta zona, con un valor natural insuperable. El área protegida abarca 1.377 hectáreas: el delta del río Stella y algunas zonas típicas de la laguna, caracterizadas por importantes variaciones de salinidad y temperatura, con canales, marismas y salinas. 

El corazón de la reserva natural está formado por extensos juncos rotos por una tortuosa red de agua que desemboca delicadamente en la laguna. Los juncos eran muy comunes en las zonas costeras del Adriático norte, pero hoy en día son extremadamente raros y preciosos y son, de hecho, un símbolo constante e impresionante de la reserva. La presencia de aves en la reserva es una de las razones por las que tiene un valor natural tan alto. En efecto, son numerosas las especies y las cantidades de aves que viven y animan este ambiente pantanoso durante todo el año. Muchos se quedan aquí durante la migración, muchos pasan el invierno y otros encuentran aquí el hábitat ideal para anidar.

Venecia y su laguna son sin duda una parada imprescindible si vas de viaje al norte de Italia, pero la verdad es que este destino vale realmente la pena. Si decides irte de vacaciones en barco ya verás que que en la laguna de Marano, hay varios itinerarios disponibles

¡Ahora todo lo que tienes que hacer es descubrir la dolce vita... en barco...!